06 de Diciembre 2017

Presionados por la ONU y las ONGs abortistas, a partir de ahora un médico dejará de jurar “respetar la vida desde la concepción” para jurar “respetar la vida”

Redacción La Resistencia.

Hay cambios que son muy significativos por pequeños que parezcan. Gestos que en apariencia no suponen más que una pequeña modificación pero que vienen a ilustrar el gran cambio que ha sufrido una sociedad. Y uno de esos ‘pequeños’ gestos ha tenido lugar en uno de los juramentos más importantes del hombre.

Se trata de la revisión que la Asociación Médica Mundial ha hecho del juramento hipocrático, el cual dejará de ser un juramento para pasar a ser una promesa. En concordancia con el mensaje de la ONU y diversas ONG, a partir de ahora un médico dejará de jurar “respetar la vida desde la concepción” para jurar “respetar la vida”.

El juramento hipocrático actual se creó en 1948, después de conocerse los horrores que muchos médicos alemanes y algunos japoneses, realizaron durante la II Guerra Mundial. Ahora la promesa redactada constituye un intento honorable de afirmar que los médicos tienen deberes con sus pacientes y con la sociedad, pero ha caído en los postulados ‘buenistas’ que se promueven desde la ONU.

Otro cambio importante es el énfasis puesto en la autonomía del pacienteSe ha insertado una cláusula en la versión de 2017 que dice “Respetaré la autonomía y la dignidad de mi paciente”. ¿Significa esto que la Agencia abre la puerta para que las peticiones de los pacientes (desde cambios de género a la eutanasia) estén por encima de su derecho de objeción de conciencia?

También se ha sustituido la referencia a las “leyes de la humanidad” por los “derechos humanos y las libertades civiles”. En otras palabras, se cambia el sentido espiritual del hombre, las leyes del bien y del mal, por la legislación y el consenso político del momento.

DE TU INTERÉS