12 de Enero 2018

El brujo habría recibido de dos empresarios un pago de 6 mil euros para asesinar a dos niños y una mujer en un ritual de "prosperidad".

Redacción La Resistencia

Silvio Fernandes Rodrigues, de 44 años, alias «el brujo», principal acusado, autor y responsable por ejecutar el ritual de magia negra, y otros dos hombres, el empresario Paulo Ademir Norbert da Silva y su hijo, han recibido prisión preventiva por la justicia brasileña por ser sospechosos del horrible asesinato de dos menores de edad y una mujer de presunta nacionalidad argentina, sacrificados en un templo satánico en la ciudad de Novo Hamburgo, en Río Grande del Sur.

El empresario inmobiliario y su hijo habrían encomendado ese crimen bárbaro en busca de prosperidad en sus negocios, sacrificando a "Moloch", una vieja deidad pagana y que aparece en la Biblia como un demonio, dos hermanos de 8 y 10 años de edad. 

Fotografía: Mesa del ritual.

Según el comisario Moacir Fermino, responsable por el caso, los menores habrían sido negociados con traficantes a cambio de un camión robado. Los cuerpos fueron encontrados en septiembre, pero sólo a fines del pasado diciembre, surgieron las pistas sobre el ritual.

La policía brasileña debe presentar el próximo lunes 15 las conclusiones sobre un brutal ritual satánico, dónde los dos pequeños habrían sido sacrificados y descuartizados, además de abusados sexualmente. No obstante, algunos vienen criticando la labor de la policía y la fiscalía, aludiendo que la religión del comisario Fermino, quien es cristiano evangélico, podría "perjudicar" las investigaciones por condenar abiertamente las prácticas satánicas y de hechicería del principal acusado, Silvio Fernandes Rodrigues.

Fotografía: Máscara de perro y capa negra.

DE TU INTERÉS