13 de Enero 2018

El templo cristiano de la iglesia evangélica Lámpara Dorada, ha sido derribado con explosivos por las autoridades comunistas chinas.

Redacción La Resistencia

En una campaña abiertamente anticristiana, el gobierno comunista de la República Popular de China ha derribado con explosivos el templo cristiano de la iglesia evangélica Lámpara Dorada en la ciudad de Linfen, de la provincia de Shanxi.

Se trata del segundo derribo de una iglesia cristiana en un mes en este país, que amenaza con seguir llevando a cabo estas medidas de presión para aplicar las nuevas leyes de religión aprobadas en el 2017.

Las autoridades colocaron explosivos en una capilla subterránea para echar abajo el edificio, según ChinaAir, un grupo activista cristiano con sede en los Estados Unidos.

La congregación, que tiene más de 50.000 miembros, ha chocado durante años con el gobierno central comunista.  Cientos de policías y personas contratadas destrozaron el edificio y confiscaron Biblias en otro incidente en 2009 que terminó con largas penas de prisión para los líderes de esta iglesia evangélica. Entonces se acusó a estos líderes del grupo de haber invadido y ocupado ilegalmente terrenos agrícolas y alterar el tránsito cuando se reunían, según medios estatales chinos.

 
DE TU INTERÉS