09 de Febrero 2018

Adam Davidson, quien cumplía tres años de cárcel por robo, no pudo soportar tener que compartir celda con un pedófilo y asesino.

Redacción La Resistencia

Adam Davidson, quien cumplía su condena por robodecidió quemar con agua hirviendo al pedófilo Brett Peter Cowan, quien había torturado y asesinado a un niño de 13 años.

"No quería matarlo. Solo quería herirlo. Que sienta el dolor. No soportaba estar de brazos cruzados compartiendo sentencia con un monstruo", fueron las palabras de Davidson, de 31 años, a las autoridades, informa ABC.

El ataque ocurrió cuando el pedófilo jugaba a las cartas con otros prisioneros. Davidson aprovechó la oportunidad, y tras pedir a sus compañeros que se alejaran, vertió una cubeta de agua hirviendo sobre Brett Peter Cowan, generándole quemaduras en el rostro, pecho, hombros, brazos y espalda.

"Quería que sienta el dolor que alguien como Daniel Morcombe sintió", confesó en referencia al pequeño Daniel de 13 años, víctima de Cowan, a quien violó, torturó y finalmente desapareció en el año 2003.

DE TU INTERÉS