19 de Octubre 2017

Mathew Scully-Hicks de 31 años abusó físicamente de la niña por meses antes de asesinarla.

Redacción La Resistencia

El esposo del homosexual acusado de haber asesinado a su hija adoptiva de 18 meses, ha declarado ante el jurado que su hogar estaba “lleno de amor y felicidad”, y que el procesado por homicidio siempre fue calmado y gentil. Craig Scully-Hicks ha defendido así a su cónyuge ante la corte que revisa el horroroso caso.

Mathew Scully-Hicks de 31 años es acusado de haber asesinado a su hija adoptiva de 18 meses, aparentemente sacudiéndola violentamente, después de haber abusado físicamente de la desafortunada bebé por muchos meses en su casa de Cardiff, en Reino Unido. Elsie (nombre de la pequeña), había sido adoptada solo dos semanas de su muerte por la pareja de homosexuales, pero vivía con ellos desde los 10 meses, cuando fue entregada en custodia por los servicios sociales del país.

"Las heridas que causaron la muerte [de Elsie] fueron infligidas por el acusado poco antes de llamar a los servicios de emergencia", ha declarado el fiscal ante en los juzgados de Cardiff, según informa el diario local Wales Online. "El ataque de ese día no fue la primera vez que usó la violencia contra Elsie, ni fue la primera ocasión en la que le causó heridas graves. Sus acciones de la tarde del 25 de mayo fueron la culminación trágica de una conducta violenta continuada contra una menor indefensa —un bebé al que debería haber amado y protegido, pero al que sin embargo atacó, del que abusó y al que acabó asesinando", añadió el fiscal, según recoge la BBC.

Elsie tenía hemorragias cerebrales y detrás de los ojos cuando los médicos decidieron desconectarla del respirador artificial el 29 de mayo de 2016. La autopsia demostró además que la niña tenía hemorragias cerebrales previas, así como varias costillas rotas y fracturas en el fémur y el cráneo. 

Su juicio iniciado a principios del mes de octubre, continuará durante las siguientes semanas a pedido de la Fiscalía.

 

DE TU INTERÉS