13 de Marzo 2018

Experta en operaciones encubiertas deberá ser confirmada por el Senado en sustitución de Mike Pompeo, elevado a secretario de Estado.

 

Redacción La Resistencia

 

Gina Haspel, espía de carrera, se ha convertido en la primera mujer que más alto ha llegado en la historia de la CIA a ser designada por Donald Trump como directora de la agencia.

Solo debe ser confirmada por el Senado, en sustitución de su anterior jefe Mike Pompeo, que ha sido elevado a secretario de Estado, tras la salida de Rex Tillerson según informó  el diario español ABC.

Haspel es veterana de las operaciones de espionaje, y se unió a la CIA en 1985, sirviendo en puestos de todo el mundo, como la embajada estadounidense en Londres. En 2013 fue nombrada jefa interina del Servicio Clandestino Nacional de la CIA, pero fue reemplazada en pocas semanas debido a su intervención en interrogatorios en los que se empleó la tortura del agua.

Haspel dirigió una prisión secreta en Tailandia, donde dos detenidos fueron sometidos a tortura. Ahí fue donde fueron interrogados extrajudicialmente los supuestos miembros de Al Qaeda Abu Zubaydah y Abd al-Rahim al-Nashiri. El primero fue sometido en 83 ocasiones al ahogamiento simulado, según se recogió en una investigación del Senado. 

."Gina es una funcionaria de inteligencia ejemplar, una patriota que con más de 30 años de experiencia en la agencia. Es una líder probada con una capacidad misteriosa para hacer cosas e inspirar a quienes la rodean", elogió Pompeo a Haspel al ser nombrada "número 2" por Trump.

En Washington ha ocupado numerosos puestos directivos, incluido el de directora adjunta del Servicio Nacional Clandestino, directora adjunta del Servicio Nacional Clandestino de Inteligencia Extranjera y Acción Secreta, jefa de Gabinete del director del Servicio Nacional Clandestino, y en el Centro Contraterrorista.

DE TU INTERÉS