13 de Febrero 2018

Aseguran que los cuerpos de los carnívoros están compuestos de animales muertos y no quieren “contaminarse”

Redacción La Resistencia

No, no es broma. El último grito de la moda progresista es el vegasexualismo. Y es que el veganismo es una "filosofía de vida", pues no se trata únicamente de eliminar de la dieta cualquier producto de origen animal, sino que los seguidores de esta corriente se ocupan de que nada de lo que consumen tenga que ver con ellos, desde la ropa hasta los cosméticos.

Y todas estas restricciones no solo se limitan al tema de la alimentación o de la ropa, también incluyen al plano sexual. Y es que según las conclusiones de un estudio elaborado por la Universidad de Canterbury, en Nueva Zelanda, las personas  veganas aseguraron no mantener relaciones íntimas con carnívoros por miedo a contaminarse con sus fluidos, en los que, afirman, están presentes partículas y proteínas de origen animal.

"No me gustaría tener relaciones con alguien cuyo cuerpo está compuesto, literalmente, por restos de seres vivos que murieron para ser su sustento". Con esta sentencia resumía su motivación una de las participantes del estudio, publica el diario El País.

“Las personas que siguen una dieta carnívora son una especie de cementerio de animales”, se puede leer en el estudio. Según el diario El País, la mayoría de los encuestados aseguraron percibir un olor distinto en los cuerpos de personas omnívoras y subrayaron su rechazo a besar o intercambiar fluidos con personas que se alimentan de carne.

Si bien el vegasexualismo no tiene fundamento científico, podríamos pensar en esta nueva tendencia como un asunto de principios, si bien algunas voces han asegurado que esto no hace más que limitar las posibilidades de interactuación con otros seres humanos, o que es una postura excesivamente radical.

Puedes leer la nota original aquí.

DE TU INTERÉS