11 de Enero 2018

Casi el 80% de los médicos que han recibido solicitudes para ayudar a un paciente a morir se han negado a hacerlo alegando objeción de conciencia.

Contrariamente a lo que preveían las estadísticas del gobierno LGTBita y abortista de Justin Trudeau antes de la aprobación de la ley asesina, los médicos que han objetado contra su aplicación ronda el 80%. Pese a que se decía que el 48% de los médicos participaría en la eutanasia, que otro 30% lo haría con condiciones -es decir que el 78% la practicaría- y sólo el 28% nunca lo haría, los hechos les han contradicho.

El 77% de los médicos que han recibido solicitudes para ayudar a un paciente a morir se han negado a hacerlo alegando objeción de conciencia.

Estos datos llevan también a preguntarse si los datos previos a la aprobación de la ley no han sido inflados para favorecer en la opinión pública la puesta marcha de esta ley.

A finales de 2016, cuando la ley estaba aprobada en todo el país, el número de muertos por eutanasia era ya de 744. Y una de las médicos que decía haber practicado ya casi medio centenar de eutanasias, la doctora de Vancouver Ellen Wiebe, “los números aumentarán, estoy segura de ello. Creo que alcanzaremos a Holanda y Bélgica porque tenemos leyes similares. Esto significa que la eutanasia representará el 5% de las muertes del país”.

Y la ley canadiense es menos restrictiva que la holandesa o belga. Según la legislación del país norteamericano, para que te maten hay que tener una enfermedad incurable para la cual “la muerte natural es razonablemente previsible”. El problema es que la enfermedad incurable y su razonable previsibilidad no son establecidos por datos médicos objetivos; basta que “el personal médico o de enfermería crea que la persona cumple todos los criterios”.

No es necesario, por lo tanto, que la ley sea respetada; basta que el médico piense que lo es. Esta diferencia es importante, ya que la ley especifica que un médico no puede ser acusado de homicidio ni siquiera cuando su opinión sobre el respeto de los criterios de la ley se muestre “equivocada”. Además, el texto de la ley garantiza inmunidad a “todo” el que “haga algo”para proporcionar la muerte de un tercero que la haya pedido.

DE TU INTERÉS