10 de Enero 2018

Según el organismo pro LGTBita, nuestro país está suscrito a la Convención Americana de Derechos Humanos y deberá incluir leyes de identidad de género, matrimonio y adopción homosexual.

Redacción La Resistencia

Ayer, la siempre entrometida Corte Interamericana de Derechos Humanos hizo pública la Opinión Consultiva N° 24 sobre Diversidad Sexual y Derechos Humanos, la cuál fue solicitada por el gobierno de Costa Rica en el 2016.

Según se concluyó la Corte IDH, los países suscritos a la Convención Americana de Derechos Humanos, entre ellos el Perú, deberán incluir en sus legislaciones figuras como el matrimonio homosexual, llamado por los LGTBitas "igualitario", además de garantizar mecanismos para modificar los datos de nombre y sexo en registros públicos (identidad de género), entre otros privilegios para las comunidades LGTBitas

No obstante, para Sergio Tapia, abogado especialista en derecho internacional, la Corte IDH "carece de la competencia para agregar clausulas, nociones y obligaciones a los Estados, más allá de la letra expresa y la interpretación de buena fe de los tratados".

Esto significa que la sentencia recientemente emitida es una opinión de los actuales jueces de la Corte IDH, de carácter consultivo; y por tanto no obliga a ningún Estado suscrito.

Para Tapia, sería importante "movilizar la conciencia y responsabilidad continental, para promover la sustitución de los actuales  jueces de la Corte IDH porque no han respetado la realidad del ser humano, la naturaleza de la familia ni la letra de los tratados sobre derechos humanos".

Alejandro Muñante, director de la Red Nacional de Abogados por la Defensa de la Familia,  "la primacía de la Constitución rige en nuestro ordenamiento jurídico por encima de los tratados y sentencias internacionales, y en nuestra carta magna, no prevé un "derecho constitucional al matrimonio" (conforme lo ratificó el TC en el Exp. 2868-2004, fundamento 13).

Muñante además declaró que nuestra Constitución vigente garantiza que esta institución sólo puede ser conformada por un hombre y una mujer, y por si fuera poco, una opinión consultiva no es vinculante".

Así que los LGTBitas y sus amigotes de los mil géneros todavía no tienen nada que celebrar.

DE TU INTERÉS