03 de Enero 2018

La colisión mató al menos a la mitad de los ocupantes, mientras, un grupo con fracturas expuestas y severas lesiones quedó atrapado entre los fierros retorcidos.

Redacción La Resistencia

La Curva del Diablo dejó 48 muertos y solo 6 sobrevivientes, una tragedia devastadora en el peligroso y temido serpentín de Pasamayo en la entrada de Lima. Un bus interprovincial cayó al fondo del abismo convirtiéndose en la tumba de los pasajeros que viajaban con destino a la capital. 

El hecho se produjo a las 11.40 de la mañana de ayer, cuando la unidad de la empresa San Martín de Porres, que manejaba Dionicio Tapia Álvaro salió con destino a la capital con el vehículo casi lleno, incluso abordaron pasajeros en Chancay.

Fotografía: Facebook

Cuando llegó al kilómetro 18 de la vía exclusiva para transporte pesado, el bus que venía al lado del precipicio quedó fuera de control y chocó con el tráiler que se desplazaba con sentido norte. El chofer no pudo controlar el volante y se desbarrancó en una caída de más de cien metros.

La colisión en la orilla mató al menos a la mitad de los ocupantes, mientras, un grupo con fracturas expuestas y severas lesiones quedó atrapado en esa trampa metálica sin posibilidad de ayuda inmediata.

Fotografía: Facebook

DE TU INTERÉS