14 de Febrero 2018

Para el escritor argentino, el matrimonio es la unión afectiva que permite traer a la sociedad nuevas generaciones de seres humanos.

Redacción La Resistencia

A propósito de su pronta participación en la I Conferencia Internacional sobre Género, Sexo y Educación, Agustín Laje fue entrevistado por la web de noticias Actuall, donde argumentó su posición contraria al denominado "matrimonio" homosexual, que los LGTBitas vienen buscando imponer en todo el mundo.

Reproducimos la entrevista concedida por el politólogo argentino al medio español:

¿Cómo explicaría a otra persona que el llamado ‘matrimonio homosexual’ no es un derecho humano?

Entendiendo que lo que se ha hecho con los “derechos humanos” ha sido una atrocidad. Los derechos humanos son en el derecho como la inflación en la economía. En esta última, a medida que imprimimos moneda sin respaldo el valor de nuestro dinero se pierde. Con los derechos humanos pasa algo muy similar: a medida que se inventan más y más derechos humanos (por que no son más que eso: un invento acorazado con coerción), los derechos que teníamos van perdiendo valor por algo que podríamos llamar “inflación de derechos”. Si todo es “derecho humano”, nada es derecho humano.

Hablar de “matrimonio homosexual” es hablar de una contradicción en sus términos. La institución matrimonial expresa su significado en su propio significante (cosa que no todos los significantes logran): “matrimonio” viene de matriz, es decir, de la idea de útero materno; viene de maternidad.

El matrimonio es la unión humana afectiva y dotada de cierta estabilidad a través de la cual existe la potencialidad de la maternidad. Digo “potencialidad” porque existen matrimonios que por distintas circunstancias no pueden o no quieren tener hijos. Pero eso no invalida la potencialidad inherente a la naturaleza del vínculo en cuanto tal. Luego, “matrimonio homosexual” es cosa imposible, porque ninguna potencialidad existe entre personas del mismo sexo de traer a la sociedad nuevas generaciones de seres humanos.

No debería ser necesario aclarar que, no obstante, los homosexuales tienen toda la libertad y el derecho de establecer vínculos afectivos y eso está muy bien. Lo que sí a veces es bueno aclarar es que muchos de ellos ya se están rebelando contra la ideología de género y han nacido incluso organizaciones de homosexuales que reniegan de la idea de “matrimonio homosexual” y de la adopción homoparental.

DE TU INTERÉS