18 de Diciembre 2017

El co-autor del Libro Negro de la Nueva Izquierda nos habla sobre la ideología de género y sus consecuencias negativas en Latinoamerica.

Redacción La Resistencia.

La ideología de género es un conjunto de ideas anticientíficas que con propósitos políticos busca paulatinamente desarraigar la sexualidad humana el complejo fenómeno y la compleja realidad de la sexualidad humana de su base natural para dejar toda la explicación al monopolio de la cultura.

Hay un propósito político enmascarado detrás de todo esto. Ese propósito nosotros lo vinculamos en nuestra tesis con las pretensiones de re oxigenar a una izquierda que fracaso en el siglo XX, una izquierda que no tuvo la capacidad siquiera de seguir movilizando a las clases obreras que eran las clases revolucionarias por antonomasia según el pensamiento de Carlos Marx la dialéctica que se ofrecía como metodología filosóficas etc. en el terreno de la economía de la cual se derivaban la existencia de dos clases en pugna, se logró contra los capitalistas que por una especie de profecía histórica, Marx, ya de alguna manera nos contaba el final de esa película, una guerra de clases en la cual el obrero ganaba la guerra, se imponía, etc.

Ese es el relato que cae y cae por la realidad histórica, económica, social y política que vivió el mundo del siglo XX, la lucha de clases ya no sigue la línea que había trazado Marx.

¿Por qué razón? Porque el pensamiento de Marx dependía en gran medida de una ley que buscaba que el obrero viva cada vez peor, pero lo que ocurre ahora es que cada día vive mejor, sus posibilidades de ascenso en el mundo capitalista eran cada vez mayores, entonces ¿cómo ofrecerles socialismo a esos obreros?

Hay que soltarle de alguna manera la mano a la clase obrera y todo eso es un gran proceso, incumbe pensamientos como el de Antonio Gramsci que empieza a aligerar de alguna manera las relaciones entre la estructura económica y la superestructura cultural atañe al pensamiento de la escuela de Frankfurt, que precisamente pone su foco en la familia, por ejemplo en los estudios de la familia en el año 36, donde salen personas como Herbert Marcuse a ponerse en frente de la liberación sexual con su libro “Eros y civilización”. Entonces que es el Marxismo cultural que envuelve todo esto de la ideología de género es un proceso paulatino de soltarle la mano o dejar atrás la lucha de clases para hacer de ella en verdad una lucha cultural que involucra nuevos sujetos de la revolución en este caso el de la ideología de género y lo que quiere el feminismo radical y los lobbys LGTB.



Si ahora se trata de una revolución cultural entonces el enemigo natural de esa revolución ya no es más ni el Estado ni las fuerzas armadas que custodia en ese Estado.

El Estado ahora se tiene que coptar porque no hay ideología de genero sin estatismo, incluso inyectándole todo un marco adoctrinante para influir sobre nuevas generaciones y las balas, ya no son municiones de plomo en una guerra cultural si no son ideas, esto de agitar el conflicto es lo que ha mantenido siempre con vida a las izquierdas, lo que distancia de la vieja izquierda era el conflicto de clases y la nueva izquierda es que ese conflictivo de tipo cultural que en este caso, el caso de la ideología de género.

 

La nueva izquierda lo que plantea es igualarnos en términos culturales en el caso del género, bueno quieren poner al hombre y la mujer son exactamente iguales, eso es ideología pura, no somos biológicamente lo mismo, no somos psicológicamente lo mismo, no somos si quiera neurológicamente lo mismo.  

Entonces el igualitarismo se mantiene solo que se exacerba. ¿Quiénes son los que apoyan? ¿Quiénes son los que impulsan esto? Y esto es de conocimiento público que no se tome como una teoría de conspiración, la fundación Rockefeller, la fundación Ford, la fundación Bill y Melinda Gates, Open Society de George Soros, es decir financian todo esto, atrás puntualmente están ideológicamente hablando las izquierdas, financieramente hablando ciertas fundaciones que responden a magnates de público conocimiento y apoyados también en el plano de la política por organizaciones políticas internacionales como la ONU, como la Unesco, Unicef.

 

Tener transexualizada a la población es un negocio multimillonario para quienes se dedican a la venta y en la producción de hormonas, es decir tengo que hacer un combate contra la naturaleza para que no me crezca por ejemplo la barba, para que mi voz no salga gruesa y eso que significa inyectarme hormonas ¿cuándo? ¿Una vez? no, periódicamente, semanalmente, entonces es una lucha que está perdida de antemano con la naturaleza pero de la cual ciertas industrias sacan mucho redito económico. Lo que yo tiendo a pensar es que acá ha habido una colonización donde el pensamiento humano se fabrica, se genera, se produce y se difunde que son las universidades y que desde las universidades ese poder intelectual se ha diseminado en otros centros de poder

 

La ideología de género es excremento vendido en una caja da de bombones, ¿porque vende? porque te lo venden como lo que no es, te muestran la fotito, está vendida a la sociedad como liberación, está vendida como inclusión, ahora bien la liberación de la ideología de género es tiránica para otros sectores. Lo cierto es que es una liberación tiránica, porque es una liberación para minorías a través opresión de grandes mayorías y es una inclusión excluyente para las personas que después se tienen que someter a esos marcos jurídicos que se empiezan a gestar por la ideología de género.

 

Estos absurdos no llegan simplemente a que aceptemos el cambio de sexo existe como una posibilidad constante y científica, no existe como vamos a aceptar de que si un hombre se auto percibe como mujer entonces es una mujer, estos absurdos llegan en otros países donde impera desde hace mucho más tiempo ya han pasado todo límite por ejemplo, así en el primer mundo se habla sobre trans especies, es decir si me percibo como un gatito y pongo un platito de leche y me pongo unas orejitas artificiales, entonces soy un gatito.

Tiene dos o tres meses donde en Gran Bretaña un hombre de 56 años se autopercibía como una niñita de seis años, entonces se vistió como una niñita con su babero, una ropita de nena y fue al kinder garden, fíjate ahí ¿qué hay? hay una inclusión o una exclusión. Desde que ángulo veamos, si lo vemos desde esta persona que en cualquier momento de la historia hubiésemos dicho esta persona tiene un problema mental, pero si lo decimos hoy podemos ir presos en muchos países, diremos bueno, está incluido porque su deseo era ser lo que no es y su deseo era estar donde no debería estar como es el kinder garden, ahora que excluimos a los padres de toda criatura que tiene que compartir el curso con una persona de 56 años que tiene una fantasía de sentirse de 6.

DE TU INTERÉS